miércoles, 21 de julio de 2010

PROSPERAR ESCRIBIENDO "Los CAMINOS desde el SUBCONSCIENTE" DÍA 5: LAS EXCUSAS

A MIS AMIGOS

UN 20 DE JULIO DE 1969

A mis amigos, los de aquí, los de allá, los virtuales, los que hace tiempo no veo y que se que están, los que han partido y ya no les veré, los que no conozco aún, los que algún día dijimos ser amigos y nuestros caminos se separaron, a esos amigos del alma, del corazón, A TODOS quiero dedicarles este día y los 360 restantes, porque cada día eres MI AMIGO.

Y desde luego, no puede faltar Tobías, quien desde hace dos meses me brinda su compañía.

Ahhh TOBIAS, es mi gato.

¿Y…Sabes cómo comienza el DÍA DEL AMIGO?

El 20 de julio se celebra en Argentina y en algunos países del continente americano, el DÍA DEL AMIGO. Se calcula que se conmemora, con mayor o menor entusiasmo, en unos 100 países del mundo.
El creador de esta fiesta fue el profesor, músico y odontólogo argentino Enrique Febbraro, después que los astronautas Neil Amstrong, Edwin Buzz Aldrin y Michael Collins, llegaran a la luna un 20 de julio de 1969.

Para este amigo argentino, por encima de la epopeya científica, el alunizaje debió ser también una manera de hacer nuevos amigos en otras partes de nuestro planeta. "Ese día -explicó Febbraro-, todos estuvimos pendientes de la suerte de los tres astronautas. Fuimos sus amigos y ellos, amigos del universo".

Y continuando con nuestro DÍA 5 en este CAMINO DESDE EL SUBCONSCIENTE…

LAS EXCUSAS…-Parte I-

LAS EXCUSAS QUE CONVIERTES EN VERDADES

“Yo soy yo y mis circunstancias” José Ortega y Gasset

Para Ortega, la circunstancia es el entorno, lo que se halla alrededor de algo…en la circunstancia se incluyen las cosas físicas, pero también las personas, la sociedad, el mundo de la cultura; es el mundo en el que el sujeto está instalado. Este es el aspecto más sencillo de su descripción. Pero en muchos textos también incluye en la circunstancia el cuerpo y la mente o alma del propio sujeto. La razón de esta inclusión es que nosotros nos encontramos con nuestro cuerpo y nuestras habilidades, capacidades psicológicas e incluso con nuestro carácter como algo ya dado, con algo puede favorecer o ser un obstáculo para nuestros proyectos, del mismo modo que el resto de las cosas del mundo.

Y aquí tenemos que tomar el concepto de RESILIENCIA (La capacidad de adaptarnos a las circunstancias)

Dicho en otras palabras, Yo soy responsable de mis actitudes, ya que en todo momento tengo la capacidad de tomar decisiones, para ello existe el “libre albedrío”.

Las circunstancias –el entorno que me rodea- NO puedo modificarlas, SI puedo modificar mis actitudes frente al entorno. Pensar y hacer en positivo o Pensar y Hacer en negativo. TU DECIDES A CADA PASO.

Por ello piensa en las EXCUSAS QUE CONVIERTES EN REALIDADES…

Excusas que transformas todos los días en argumentos y explicaciones totalmente lógicas y razonables para justificar lo que te tiene apartado del éxito que deseas y no alcanzas.

Excusas que cargas a lo largo de tu vida y que puedes decidir (o no) reconocerlas y tomar un poco más de control sobre tu destino.

Casi no existe habilidad técnica que no puedas aprender, o conocimiento que no puedas adquirir, aunque no son esas cualidades las que hacen destacar a la gente que alcanza el éxito por sobre el resto, sino las cualidades personales.

Este es el principal motivo por el cual antes de empezar a aprender lo que sea, debes tratar de identificarte contigo mismo, descubrir tu verdadera personalidad y lo que realmente deseas. Debes aprender más sobre tus “debilidades” –defectos- que te impiden alcanzar el éxito, y sobre tus “fortalezas” –virtudes- que puedes fortalecer aún más para lograr tus propósitos de Prosperidad.

No existe una medida ni un patrón del éxito igual para dos personas. El éxito está dado por los deseos de cada uno, por el camino que cada uno se traza.

En términos generales, el “éxito” puede resumirse en alcanzar la felicidad y plenitud en nuestras vidas. Pero solo tú sabes lo que necesitas para llegar a ese estado.

En todo problema o situación que pretendas cambiar necesitas primero, identificar que es lo que quieres cambiar y que fortalezas tienes para lograr el cambio.


¿Sabes por qué las personas no aprovechan las oportunidades?

¿Crees acaso, que será por qué no les interesa tener ningún tipo de éxito?

Por mi experiencia, he visto personas que les da igual, pasan por la vida “sin pena ni gloria”. Aunque es minoría, pero lamentablemente existen y no les interesa alcanzar éxitos personales, profesionales ni logros de ningún tipo, o al menos eso piensa y le gusta creer.

También puedo decirte que estoy segura que no eres parte de esa minoría si estás leyendo este artículo.

Recuerda que lo importante es lograr lo que tú quieres. Si estas contento y feliz en todos los aspectos de tu vida y como tienes programado tu futuro, muy bien.

En cambio, si estas seguro que no hay NADA que quieras cambiar, me alegro por ti, aunque si haces un poco de introspección, notarás que siempre hay algo que tal vez si te gustaría cambiar o tomar mayor control sobre algunos aspectos de tu vida, ya que es parte de nuestra fisiología humana.

“Lo único constante es el cambio” Aristóteles

¿Sabes qué sucede con las personas que si les gustaría cambiar y por qué no lo logran?

Aquí encontrarás la primera gran división.

Hay personas que tienen lo necesario y las que no, ¿verdad?

La gran mayoría no aplica su inteligencia, la cual es necesaria para “un darse cuenta” y es el mismo motivo principal por el que muchas veces no podemos identificar y capitalizar las oportunidades.

Debemos tener en cuenta que nadie nos regalará nada, y que debemos buscar y forjar lo que queremos, lo cual no es poco, aunque tampoco alcanza. La vida es una continua búsqueda de objetivos, de disfrutar el camino mientras vamos llegando a la meta.

¿Sabes por qué las personas que utilizan su inteligencia intrapersonal, no logran el nivel de éxito que desean?

Aquí tienes la otra gran división en donde caemos la mayoría, y me incluyo, aunque esté tratando de salir todo el tiempo.

Y es en este lugar donde intentamos buscar explicaciones o también llamémosle “excusas”, las cuales son en realidad para convencernos a nosotros mismos de por qué no hacemos o conseguimos lo que deseamos y que “necesitamos” creer que son ciertas para no sentirnos frustrados.

Si repetimos una “explicación” durante un tiempo, lo suficiente como para que nuestro subconsciente lo “adopte”, terminaremos aceptándola como indiscutible y convirtiéndola en nuestra realidad.

La mayoría de las “explicaciones” del ser humano recaen sobre situaciones o cosas, que NO PUEDE LOGRAR en vez de cosas que SI puede obtener.

Si eres una de las personas que piensa que: Cada persona es como es y no puede ni debe cambiar, seguramente jamás cambies, pero si piensas -como yo- que siempre se puede mejorar, -recuerda que somos perfectibles- y estas dispuesto a reconocer y aceptar tus errores, te transcribo algunas de las excusas que se han podido identificar y quizás te ayuden a identificar las tuyas.

Existen miles de estas excusas y las hay de todo tipo, muchas veces las personas se ofenden cuando alguien le dice que en realidad son excusas. Así que si te ofendes demasiado, -quizás pertenezcas a la mayoría de la división anterior-

“La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.” Maugham William Somerset

Aquí tienes algunas de esas excusas:

  • Las ridículas ideas preconcebidas por la cultura global de miles de generaciones que nos anteceden y nos tiran su peso directo al subconsciente desde que nacemos (“solo los ricos pueden hacer dinero” “si fuera tan sencillo lo haría todo el mundo” “no tengo el dinero necesario” “sería una locura dejar mi trabajo” “teniendo dinero cualquiera invierte” etc.)
  • Los pensamientos erróneos y las malas decisiones que conllevan esos pensamientos preconcebidos. La mayoría de la gente tiene pensamientos preconcebidos que ni siquiera jamás se ha cuestionado, pueden o no ser correctos, pero eso no justifica la falta de cuestionamiento.
  • “La experiencia viene con los años, por lo tanto una persona mayor tiene mayor experiencia” ¿según quién?

Los mayores son para respetar, aunque creo que “la experiencia” la da la cantidad de experiencias acumuladas y las intensidades de las mismas. Conozco gente mayor de admirable y gran experiencia, y otra que lamentablemente le ha pasado la vida por su lado.

  • “El mejor camino es estudiar y conseguir un buen
    trabajo para toda la vida”
    . ¿Quien dijo?

Nadie puede probar la veracidad de esto de ninguna forma. Y no es que este negando que la educación sea una gran herramienta para el éxito, pero decididamente no es la única, puede no ser la mejor y ciertamente no asegura nada. Puede ser que conseguir un buen empleo sea el camino más seguro, pero decididamente no creo que sea el mejor. Si no estás dispuesto a vivir con las consecuencias que puede acarrear el hecho de tomar riesgos y decisiones importantes, entonces probablemente estudiar y conseguir un buen empleo, si sea el mejor camino para ti.

  • La falta de tiempo por el trabajo, los hijos, la familia, etc. Este punto es casi tan complicado como lograr el éxito haciendo algo a medias.

  • El conformismo y la comodidad que generan algunas situaciones, como un empleo en donde no nos presionan demasiado, en donde sin importar como le vaya a la empresa obtendrás tu pago a fin de mes (eso sí, nunca dejara de ser un sueldo de empleado). La comodidad que te da hacer las cosas automáticamente por saber la rutina de memoria, rutina que se convierte en una virtud, en comparación al miedo a hacer algo nuevo o el sacrificio que requiere aprenderlo, etc.
  • El miedo a correr riesgos. ¿Quién no conoce a alguien que no arriesgaría una moneda por nada del mundo?

El gran problema en este aspecto es la ignorancia sobre el tema.

La ignorancia (también preconcebida la mayoría de las veces) que transformamos inconscientemente en afirmaciones dueñas de la mayor certeza, cuando por ejemplo decimos que los riesgos son peligrosos y las cosas son blancas o negras.
Ignorancia de no saber que el riesgo es una variable que puede ser medida y ajustada a los parámetros de cada uno para el propio beneficio, y no un elemento que represente peligro.
Es el mismo tipo de ignorancia que sumada a las ideas preconcebidas hacen creer que un empleo es la opción más segura y sin riesgo. Esta sea quizás la característica más complicada de cambiar.

Es muy difícil que las personas que sufren casi de “paranoia a los riesgos” puedan lograr un cambio de este tipo por una simple razón:

Para cambiar (lo que sea), debemos previamente poder identificar lo que uno quiere cambiar como un problema o impedimento, para luego querer provocar ese cambio y hacer el sacrificio que esto requiere. Este tipo de personas no lo ven como un problema ni quieren cambiarlo en lo más mínimo (no estoy diciendo que este mal que así sea, si esa es la forma en que son felices…)

Ahora bien, podríamos seguir nombrando excusas o explicaciones o faltas de carácter o como quieras llamarlas. Pero no solo la lista se haría muy larga, sino que no hay nadie mejor que tu para reconocer cuales son las falencias que te están impidiendo llegar adonde quieres. Piénsalas, reconócelas, acéptalas y emprende el cambio que necesitas para llegar adonde deseas.

Cuando encuentres que has aceptado y cambiado tus excusas, o al menos eres consciente de ellas y estas tratando de escaparte, habrás llegado al punto en que debes ser lo suficientemente inteligente para tomar riesgos, pero riesgos estudiados, medidos, evaluados y adecuados a ti y tu proyecto (ojo, así y todo puede no resultar. Si es así aprende de la experiencia)

Si has desarrollado tu inteligencia para evaluar situaciones y riesgos y aprendes a tomar decisiones a conciencia, solo necesitas agregarle la dosis adecuada de constancia y sacrificio cuando sean necesarios.

“Créeme que si logras reunir estas cualidades, lograr
lo que te propongas solo será cuestión de tiempo”

Las excusas son la razón fundamental de la inacción, confiamos en ellas para evitar los riesgos, para explicar el fracaso, para resistirnos a los cambios.

La excusa es una forma de decir "no es culpa mía".

Es curioso, pero la inteligencia no es una defensa contra las excusas. Hasta las personas más brillantes utilizan excusas, suelen tener más imaginación para buscar excusas que les sirvan para seguir con alguna conducta específica.

Para las personas que suelen utilizar todo tipo de excusas, se les suele hacer poco fácil abandonar las cómodas coartadas.

Cuando no quieres salir, intentarás miles de razones por las cuales no puedas salir. La inercia va de la mano de la excusa.

Las excusas nos suelen mantener inertes, el truco para dejar de poner excusas consiste simplemente en dejar de ponerlas, en establecer un límite.

Dicen que “el infierno está empedrado de buenas intenciones”, las excusas son las piedras que cubren el pavimento…

Y hasta aquí he compartido contigo la primer parte de cómo las Excusas afectan a nuestra vida. Continua leyendo la segunda parte en la próxima entrega.

Y en el mientras tanto ten un FELIZ día, que todo lo que te propongas, seguro lo lograrás.

Solo por HOY elige ser FELIZ.

Agustina

Grafóloga Pública
GrafoEmocional
Morfopsicológa
Técnico en Bioprogramación
Licenciada en Marketing de Imagen y Psicológico

E-mail: graphocoach@graphocoach.com
Skipe: graphocoach

SIGUEME....

Proyecto Personal: Comienzo el 26/01 - Logro mi peso ideal - Lo voy logrando...

Reglette regime